Prueba de que los teléfonos celulares son malignos

La cuenta por el consumo de este teléfono celular salió muy alta, así que el dueño decidió destruirlo en un horno microondas. Aunque el teléfono termina estallando -como es lógico- la transformación previa parece sacada de Constantine. Imperdible.

Share This Post On

2 Comments

  1. 😮 y eso que era un cel trucho, ahora que sería si metieses uno como el tuyo? O_o

  2. Holà.

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *